El daño solar no se ve, pero se nota