El calor del verano dispara el consumo de hielo y helado