Un doloroso calambre le hace retorcerse como su tuviera un alien en su pierna