Beber tres cafés al día reduce el riesgo de muerte, sobre todo en los hombres