El cadáver de la profesora desaparecida en Lleida estaba dentro de su coche sin signos de violencia