Un joven brasileño muere tras beber 25 chupitos de vodka en una fiesta universitaria