El "hable ahora, o calle para siempre" que nunca querrás oír