La batalla política se desata en Madrid