Dos de los fallecidos en el accidente de Balaguer eran hermanos de 24 y 30 años