Una bacteria carnívora le devoró medio cuerpo