El azafrán abre la puerta que cerró la crisis