El asesino de Vinaroz pretendía secuestrar a la víctima antes de matarla