Una prueba de ADN resuelve un crimen de una chica de 19 años ocurrido en 1976