Un artista se come su propia cadera con patatas para un proyecto final