La arena del Sáhara oscurece el cielo de Madrid, Málaga y Sevilla