Magaluf intenta frenar el turismo incívico con carteles que anuncian costosas multas