Dos nuevas agresiones empañan la firma del Pacto contra la violencia machista