Aaron Shhlossberg, el abogado de los insultos racistas, que presume de hablar español