El día más feliz del año nos deja sin excusas para sonreír