La Xunta sabía que el acantilado de las Catedrales donde murió una chica era inestable