Hartos de las peleas de los políticos, las familias del derrumbe de Vigo, denuncian