El Vaticano asegura que las fumatas negras son normales y no indican división