Taylor Swift, por los suelos