La mujer muerta en Badalona sufría Síndrome de Diógenes