Pensaron que sería divertido sentarse en sillitas para bebés, hasta que intentaron salir