La violencia de género no solo deja fallecidas, también familias destrozadas