Rociada con ácido en la cara para robarle en su tienda de Londres