Los funcionarios del Registro Civil, en pie de guerra por la privatización