La comunidad de Madrid reconoce que los recortes sanitarios afectan a los usuarios