Oleada de mensajes en la Red alegrándose de la muerte de una bloguera aficionada a la caza