Peregrinos de todo el mundo aguantan bajo la lluvia para ver la fumata blanca