Un hombre de unos 35 años, canoso y alto, el perfil del pederastra de Ciudad Lineal