Un guante podría ser la solución a los temblores del párkinson