El Papa dice que las secesiones deben estudiarse "con pinzas" y caso por caso