Las pintadas en Bilbao instan a los turistas a marcharse