La alegría de Kalluk, Tatqiq y Chinook al revolcarse en la nieve