Ochenta familias llevan meses viviendo entre andamios