Niños que esnifan pegamento por las calles de Barcelona