Miami se convierte en una ciudad fantasma tras la llegada de Irma