Los hombres en Colombia, fanáticos de la manicura