Ningún vigilante controlaba las cámaras del Madrid Arena