Según la acusación se vendieron entradas del Madrid Arena a menores en colegios