El lémur que no quiere que le dejen de rascar la espalda... ¡y lo pide!