Enganchado por un cepillo gigante, acaba lavado y abrillantado como un coche