Justin Bieber, más rubio que nunca