Estos sí que son los verdaderos superhéroes del deporte