Javier llevó a la policía al lugar donde dejó el cadáver de su hijo