La Inspección Educativa concluye que no hubo trato degradante ni acoso al niño con autismo en el colegio de Getafe