El fuego se ceba en Orense con una zona habitada y de alto valor ecológico