Con 9 años, se convierte en la periodista más joven del mundo